Pulsiones totalitarias en el ecologismo. El experimento balear – Joan Font Rosselló / La Ilustración Liberal

Verdades Ofenden

Resultado de imagen de ibiza erc 1936

“No hemos aprendido a desconfiar de la sonrisa beatífica de la fraternidad”, nos advierte Alain Finkielkraut (1990, 110). En cuanto una nueva ideología se reviste de buenas intenciones y apela a la ley del corazón, a la promesa de un nuevo paraíso en la Tierra, bajamos la guardia y terminamos sucumbiendo a sus irresistibles encantos. Enterrado el comunismo, una nueva amenaza se cierne sobre la democracia y la libertad. Se presenta apelando a las buenas intenciones, aunque no sea difícil descubrir en ella visos inquietantes que nos recuerdan demasiado algunos rasgos de los totalitarismos canónicos. Su poder de sugestión proviene de su carácter profético y mesiánico, así como de sus pretensiones científicas, defendidas desde una intransigencia y un fanatismo que nos resultan familiares.

Cuando en los años 50 se definió una nueva categoría política con el nombre de totalitarismo, los politólogos y los filósofos políticos eran conscientes de que…

Ver la entrada original 9.725 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s