Che, 50 años después de su muerte

El castrismo utilizó y usa la figura del revolucionario al que dejó morir en Bolivia como mito fundacional falseando la vida y obra de este burgués de nacimiento que firmaba sus cartas de adolescencia como «Stalin II», violento, dogmático y al que «le gustaba matar»

che

«¡Pioneros por el comunismo! ¡Seremos como el Che!». Es el juramento público de los niños cubanos al comenzar los estudios primarios. El mismo castrismo que envió a Ernesto «Che» Guevara a morir a los montes bolivianos para quitárselo de en medio, usó su figura, al modo estalinista, para convertirlo en un mito; es decir, en una historia ficticia para la propaganda. Ese relato de la vida de aquel argentino está lleno de falsedades para encubrir lo que realmente fue, sintió, pensó y dijo. La figura castrista del Che, auxiliada por la comercial foto de Alfredo Korda titulada «Guerrillero heroico», que lo presentaba como un…

Ver la entrada original 1.163 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s