No me esperaba esto

Las cuatro esquinas del mundo

Me imagino la cara de sorpresa de los dirigentes de Podemos cuando lean la denuncia pública de la Asociación de la Prensa de Madrid relativa a las campañas sistemáticas de acoso a  periodistas provenientes de dicho partido. Los imagino preguntándose “¿pero no puede hacerse esto?”.

Podemos, durante mucho tiempo, gozó del prestigio de lo fresco, lo joven y lo progre. Y, sin embargo, su idea y su práctica sobre la acción política fueron cristalinas desde el primer momento. Cualquier comportamiento identificado con el sistema y, sobre todo, cualquier comportamiento (incluyo aquí cualquier opinión o discurso más o menos desarrollado) que obstaculizase el camino a la nueva venida del Mesías era localizado, diagnosticado y atacado sistemáticamente. Naturalmente, solo se libraban, fuera de la secta, aquellos que, en un momento dado, pudiesen convenir por razones tácticas.

Esto siempre me pareció obvio. No lo fue, ni lo ha sido, hasta hace poco, para muchos…

Ver la entrada original 328 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s