La rabia como incentivo para la virtud

Las cuatro esquinas del mundo

Este blog, que tiene ya diez años, cuenta con mil setecientas entradas. He escrito sobre todo tipo de cuestiones, bien o mal, y con esos antecedentes, lo presumible habría sido que, desde el confinamiento obligatorio, hubiera caído en una de esas hemorragias que me invaden de cuando en cuando, agrediéndoles con un buen puñado de discursos. Me han podido, sin embargo, la apatía y la certeza de que solo me gustaría leerme precisamente sobre asuntos de los que no sé nada o sobre los que no cuento con información fiable.

Como muchos españoles me he hecho preguntas sobre la conducta del Gobierno. Me refiero a la gestión, no a la propaganda, de la que hablaré luego. Creo firmemente que el Gobierno no hizo caso a las alarmas que sonaban a todo trapo, tan cerca como en Italia, y, sumido aún en la política preCovid, prefirió aplazar todo una semana, pensando…

Ver la entrada original 1.414 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s