Varios

Las cuatro esquinas del mundo

Yo siempre he pensado que cuando te «metes» en política te deberías obligar a estudiar, a mejorar. Hablo de un desiderátum, claro. Lo que es bueno en general, en el político debería ser obligatorio. No sé, mejorar un idioma extranjero o aprender sobre proceso legislativo, sobre costes y consecuencias, sobre política internacional. Usar el poder y la influencia para salir del cargo mejor.

Sin embargo, sospecho que la política activa produce justo el efecto contrario.

Yo, por ejemplo, le aconsejaría a Gabriel Rufián que abriera un libro que trate sobre algo. Por ejemplo, un libro de historia del siglo XX  *.

Pero, por lo que vemos habitualmente, él abrir, lo que se dice abrir, solo abre tuiter a diario:

Ver la entrada original 397 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s